Matthias Jabs, el “escorpión” alemán

Hoy voy a detenerme en otro guitarrista eléctrico de larga y fructífera trayectoria en un grupo de rock duro tan reconocido como “Scorpions”. Hablamos de Matthias Jabs, guitarrista solista de esta formación germana.

Matthias nació en Hannover en 1955. Con apenas 10 años ya se interesó por el rock, al parecer, escuchar la versión de “All Along the Watchtower” de Jimi Hendrix fue decisiva, comenzando poco después a tocar la guitarra. Su primer grupo profesional fue “Fargo” en 1975, pasando en apenas 1 año a la banda de rock melódico “Lady”, y poco después, en 1978, se une a la banda Scorpions, participando desde esa fecha como guitarrista solista en todos los álbumes de estudio y en directo de la formación. Su estilo era ciertamente más Heavy que el de su antecesor en el grupo (Uli Jon Roth), y sus punteos delimitaron en buena medida el giro de la banda hacia ese estilo musical, siendo muy propio de este músico usar el “talk box” en varias canciones (dispositivo de efectos que permite modificar la frecuencia y sonido de una guitarra, aportando sonidos vocales al instrumento): “No Pain no Gain”, “Raised on rock”o “The Zoo” pueden ser ejemplos significativos.

La trayectoria de Matthias en Scorpions no se queda sólo en la interpretación de la guitarra, habiendo participado también en la composición de varios temas, siendo su mayor aportación compositiva a la banda el álbum “Humanity: Hour 1” de 2007.

La discografía de Scorpions en la que ha participado Jabs es muy extensa como lo es su dilatada carrera: “Lovedrive” (1979), “Animal Magnetism” (1980), “Blackout” (1982), “Love al First Sting” (1984), “Savage Amusement” (1988), “Crazy World” (1990), “Face the Heat” (1993), “Pure Instinct” (1996), “Eye II Eye” (1999), “Moment of Glory” (2000), “Umbreakable” (2004) -curiosamente mismo eslogan, “inquebrantable”, que tuvo el equipo de fútbol Real Oviedo para esta temporada deportiva que acaba de finalizar-, el citado “Humanity: Hour 1” (2007), -cuyo peso compositivo corresponde a Matthias-, “Sting in the Tale” (2010), “Return to Forever” (2015), además de varios álbumes grabados en vivo.

Mi contacto con la música de Matthias Jabs, que es tanto como decir con Scorpions, se produce -como tanta gente de mi generación- con el álbum “Love at first Sting” de 1984 y que aún sigo escuchando con cierta habitualidad.

Canciones como “Big City Nights” o la espectacular balada “Still Loving you”, cuyo solo de guitarra siempre fue una tentación irresistible para intentar tocarlo, acompañaron muchas veladas de los ochenta, pero si tuviese que elegir una canción de este disco me quedaría con “Rock You Like a Hurricane”, sobre todo porque el futurista y fantástico video-clip de esta canción estaba a su altura musical, canciones estas dos últimas que son auténticos clásicos del Hard rock, y que se incluyen en versiones de musicales tan populares como “Rock of Ages”, sin olvidar mencionar una canción posterior tan reivindicativa y oportuna históricamente como “Wind of Changes” (1990).

Hablamos de un guitarrista cuya ejecución de solos es muy rápida y espectacular, desplazándose con una habilidad genial por los trastes de los sonidos más agudos, y manejando con maestría la duración y claridad de los sonidos más distorsionados de sus fraseos, recordando la estampa de una guitarra eléctrica en forma de estrella, de color blanco y con varias franjas negras oblicuas -como si fuesen de cinta aislante de tal color-, con la que tocaba habitualmente en los años ochenta, y transmitiendo eficazmente toda la “locura” y pasión en su interpretación, al punto que parecía llegar al éxtasis cuando el “foco de la canción” le apuntaba.

Matthias dispone, al igual que Richie Sambora -músico comentado en el episodio anterior-, de una guitarra fabricada especialmente para él, una Fender Stratocaster denominada “Jabocaster”, siendo en los años ochenta esta marca su guitarra habitual, si bien con la peculiaridad de incorporar a la Fender Stratocaster un trémolo Floyd Rose, que permite con una palanca alterar la afinación en tiempo real, y pastillas humbucker (de dos bobinas), si bien también trabajó con la Explorer 90 de Gidson (igualmente fabricada para él), o con guitarras acústicas “Ovation”, lo que me recuerda a la preciosa introducción de una gran canción de Scorpions como “Holiday” (1979).

Matthias no solamente es un guitarrista -en mayor medida- y compositor, sino que también es empresario y dispone de una tienda de guitarras en Múnich, “MJ Guitars”, dedicada a la venta y reparación de guitarras eléctricas, bajos y otros tipos de instrumentos de cuerda. Y a pesar del paso de los años, de la interminable gira de despedida de Scorpions (el año pasado actuaron en varias localidades españolas como Torrelavega), y que aún se prolonga en 2018, ahí sigue junto con el resto de componentes -destacando especialmente Klaus Meine y su espectacular voz-, regalando un espectacular directo a tantos fans de diversas generaciones (en mi caso pude verlos en el Palacio de los Deportes de Gijón en 1998), y que han conseguido que el equipo profesional de Hockey de Hannover, el ESC Vedemark, haya cambiado de nombre en 1996 a “Hannover Scorpions”, en honor a la banda fundada en esta ciudad. Ojalá que esta gira “interminable” sea precisamente eso.

Deja un comentario