John Norum, un vikingo a la guitarra: “It´s The Final Countdown”

Hoy me voy a centrar en un guitarrista noruego que integró como fundador una de las bandas más famosas de Hard Rock y Glam Metal en los años ochenta, me refiero -como puede, quizás, intuirse-, al grupo sueco “Europe”.

La banda nace en 1979 en Estocolmo con la sinergia combinada del vocalista Joey Tempest y el guitarrista John Norum, alcanzando su apogeo con el archiconocido álbum “The Final Countdown” en 1986, resultando un éxito internacional que, al igual que ocurrió con la banda de Bon Jovi, llegó a un público más heterogéneo y, en particular, femenino, que estaba menos cercano por entonces a los grupos de Heavy Metal más ortodoxos.

Norum nació en 1964 en Vardø (Noruega), trasladándose toda la familia a Estocolmo (Suecia) cuando apenas era un niño, donde pronto comenzó a tocar la guitarra influenciado por grandes músicos como Elvis Presley, Cliff Richars y, especialmente, la bandas Deep Purple y Kiss. Su talento natural con las seis cuerdas fue pronto reconocido, al punto de que grabó su primer trabajo con apenas 15 años (en 1979), colaborando con el grupo “Roaring Cadillacs” con quienes participó en cuatro álbumes. No obstante, ya con anterioridad, lideró un par de grupos denominados “Dragonfly” y, sobre todo “WC”, en 1978, conociendo poco después a Joey Tempest con el que iniciaría su fructífera relación profesional bajo el nombre de “Force” en 1979, bautizándose definitivamente la banda en 1982 como “Europe”, grupo que tras una larga inactividad durante buena parte de los años noventa y principios de este siglo, regresa con todos los honores en 2003 y continúa en la brecha hasta la actualidad.

John Norum participa en los tres primeros discos de la banda; “Europe” (1983), “Wings of Tomorrow” (1984) y el famoso “The Final Countdown” (1986), que, curiosamente, precipitó su salida voluntaria del grupo, en noviembre de ese año, en su momento de mayor éxito y popularidad.

La información que he manejado para escribir estas líneas sobre John, confirma la idea que recuerdo de mi adolescencia en cuanto que Norum no estaba muy de acuerdo con la preponderancia que estaban adquiriendo los teclados en la música del grupo en detrimento del sonido más duro y tradicional del heavy metal, aspecto éste que recuerdo me trasladó en 1987, -recién salido John del grupo-, un buen amigo, también músico (bajista y guitarrista), Juanín “Carriones”, que igualmente consideraba a esta banda fuera del selecto grupo del Heavy Metal. Sin embargo, siendo esto cierto, con la perspectiva del tiempo y pese a mi admiración como guitarrista de los solos de Norum, el éxito de Europe fue precisamente, a mi juicio, la hábil combinación de los teclados con una excepcional voz de Tempest y un grupo de músicos al servicio de esa mixtura, porque, de otra forma, su música no hubiera llegado a un público más abierto y de gustos variados que permitieron una venta masiva de nada menos que 60 millones de discos de ese álbum en todo el mundo.

Mi contacto con la guitarra de John se produce precisamente con este famoso disco, “The Final Countdown”, que no paró de sonar en España durante todo el año 1987 (un año después de su edición), siendo habitual la presencia del grupo en programas televisivos en “Prime Time” y, especialmente, la reproducción de sus videoclips con las canciones más representativas del disco. En concreto, además de la canción que da título al álbum, recuerdo haber escuchado en aquellos años composiciones como “Cherokee”, “Ninja”, “Love Chaser”, las baladas “Carrie” o “The Time Has Come”, o una canción tan impulsiva y optimista como “Rock the night”. Precisamente, según recuerdo, fue el videoclip de esta última canción el que me confirmó el comentario de mi amigo Juanín de que Norum había dejado la banda, dado que en este video ya aparecía el guitarrista que le sustituyó, Kee Marcello, permaneciendo éste en Europe hasta su larga “travesía de inactividad en el desierto” que se prolongó durante más de una decada. Por cierto, como todos los desiertos tienen un oasis, en el año 2000 la banda hizo un concierto especial en Estocolmo en el que tocaron por primera y única vez John Norum y el guitarrista que le sucedió, Kee Marcello.

A partir de 1986 John Norum sigue carrera en solitario, con su álbum “Total Control” (1987), le siguió “Face the Truth” (1992), contando en la canción “We Will Be Strong” con una colaboración de su viejo amigo y confundador de Europe, Tempest, llegando a publicar ocho trabajos más, además de colaborar con la banda americana “Dokken”, en la que estuvo como miembro permanente entre 2001 y 2003.

Precisamente en este último año se produce el regreso estable de Europe a los escenarios, proyecto al que se suma de forma activa y continuada John durante estos últimos quince años en los que la banda sueca ha publicado: “Start from the Dark” (2003), “Secret Society” (2006), “Last Look at Eden” (2009), -que coincidió con la muerte por suicidio del bajista y miembro de “Force” (embrión de Europe), Marcel Jacob, con apenas 45 años-, “Bag of Bones” (2012), “War of Kings” (2015) y “Walk the Earth (2017).

Recientemente, he retomado el interés por este guitarrista y por el grupo que fundó, “Europe”, al adquirir un recopilatorio de 2004 titulado “Rock The Night, The Very Best Of Europe”, en el que además de recordar las canciones del álbum de 1986, “The Final Countdown”, en el que el sello de Norum resulta patente, pude descubrir otras, también sensacionales, de la larga trayectoria de este grupo con Norum, Marcello, y de nuevo John como guitarristas.

Como buen intérprete de Hard Rock, John Norum, es un solista excepcional, los punteos que realiza en “The Final Countdown” o en “Cherokee” son extraordinarios por precisos y floreados, y, lo que es más importante en un músico, los reproduce con absoluta precisión en los directos de la banda con una velocidad y digitación completa de la mano izquierda, y que, pese a la distorsión propia del Heavy, cada nota se percibe nítidamente a la vez que esa asombrosa mezcla de velocidad y expresión. No resulta extraño, desde luego, que Tempest quedara seducido por su manejo con la guitarra tan pronto conoció a Norum, y que seguramente ambos talentos, guitarra y voz, precisaban de ese encuentro para convertirse en historia de la música, sobre la que hoy tantos escribimos con admiración y pasión, a la vez que en tantos rincones del mundo se siguen escuchando sus temas musicales y asistiendo a sus conciertos de su actual gira en 2018, presente año en el que visitarán varias ciudades españolas. Afortunadamente, parece que con Europe, “el final de su cuenta atrás” aún no está próximo.

Deja un comentario